Marcas con CORAZÓN

Las marcas demuestran con sus proyectos sociales que hay otra forma de hacer empresa, más consciente, más solidaria, más comprometida. Donde las personas ocupan un lugar de preferencia y los resultados económicos quedan en un segundo plano.
Por J. Manuel Garrido

En un mundo salpicado por enormes desigualdades sociales, los acontecimientos del último año han erosionado enormemente los derechos y la calidad de vida de los más desfavorecidos; especialmente minorías étnicas, refugiados y mujeres. Según
el último informe de Amnistía Internacional, la crisis sanitaria y económica se ha cebado especialmente con los sectores más vulnerables. Ante esta situación, las marcas han puesto en marcha proyectos que generen impacto social transformando así la experiencia de compra en una acción de ayuda a los más necesitados.
Inserción laboral
En mayor o menor medida, las fábricas textiles de medio planeta pasaron, de la noche a la mañana, de confeccionar vestidos a fabricar material sanitario. Fue en esos inciertos días donde Ulises Mérida entró en contacto con la asociación APRAMP, que trabaja para prevenir y erradicar la explotación sexual. Esta unión se transformó en una colección que el diseñador presentó en la última edición de la Mercedes Benz Fashion Week madrileña, y que cosieron y remataron estas valientes mujeres que buscan una segunda oportunidad. Con esta misma asociación colaboran Bendito Bolso (bendi-tobolso.com), un proyecto de las periodistas Carme Chaparro, Yolanda Aguilar y África Silvelo que con originales telas de autor de La Tapicera y la mano de obra de estas mujeres, confeccionan bolsos que sirven de altavoz y escaparate para su trabajo. Fundació Ared (fundacioared.org) tiene un taller de confección similar. Esta entidad, presidida por la modelo Judit Mascó incluye entre sus proyectos a SALTA, una empresa de inserción laboral con un centro de trabajo en el centro de Barcelona donde mujeres con riesgo de exclusión social confeccionan prendas para numerosas marcas como segunda oportunidad para sus vidas.
Una nueva vida que también buscan las trabajadoras de A Puntadas (apuntadas.com), una empresa textil cuya misión es conseguir la inserción social y laboral de mujeres que pertenecen a colectivos vulnerables como el de antiguas reclusas. Lo hacen a través de
su propia marca, Malas Meninas; y de fabricación de merchandising responsable y bolsas de tela para Panama Jack, Pikolinos o el grupo Inditex.

Es un modelo similar al de Guayarmina Textil (tetex.es), perteneciente a la plataforma Tenerife Moda. Aunque en este caso, el
impacto social de este Centro Especial de Empleo está enfocado en personas con diversidad funcional. Más del 70% de su plantilla de trabajadores cuenta con alguna discapacidad; la empresa se involucra con ellos tanto
en su puesto de trabajo, valorando sus capacidades y asignándole el trabajo más acorde a ellas, como en su entorno personal, estimulando al trabajador en cualquier problema que le pueda surgir tanto a nivel social como en su entorno familiar. El trabajo de todos ellos es quien da vida a la marca de ropa interior sin costuras Baronetti; a Tetex, que representa la marca de uniformidades escolares; Runing’s, centrada en equipaciones deportivas personalizadas.


La discapacidad, pero en este caso visual, es también el motor de Timpers (timpersbrand.es). La marca de calzado ha desarrollado una zapatilla diseñada por ciegos, donde lo importante es el tacto. Un producto que se ve, según sus creadores Aitor, Diego y Roberto, “con otros ojos”. La plantilla al completo de la empresa está formada por personas con discapacidad, pero no son los únicos que diseñan pensando en personas con necesidades especiales. La rma americana Tommy Hil ger (es.tommy.com), en colaboración con CEAPAT (Centro de referencia Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas) acaba de lanzar Tommy Hil ger Adaptative, una innovadora colección de ropa creada para que adultos y niños con discapacidad puedan vestirse con mayor facilidad. Con este proyecto, se convierte así en la primera marca global en modi car sus prendas para ajustarse a las necesidades del más del billón de personas en todo el mundo que vive con alguna discapacidad.
Trabajo artesanal
Pese a que los pueblos indígenas de todas las regiones del mundo viven en tierras y territorios con grandes riquezas de recursos naturales, siguen contándose entre los pueblos más vulnerables de la tierra debido a siglos de marginación y discriminación. Esta situación se ha agravado con el imparable avance de la industria. Por eso son tan importantes proyectos como el de Lulada (luladabags.com), marca de bolsos afincada en Ibiza cuyos productos de estilo boho, únicos y exclusivos, son realizados a mano por la tribu wayú, al norte de Colombia. Además, los materiales con los que se realizan proceden de zonas vulnerables de Oaxaca,
en México, Perú o India. Colombia es también el país donde se encuentran las 120 mujeres que realizan, de forma artesanal, los accesorios de Mola Sasa (mola-sasa.com). Esta losofía de plantear la moda como un trabajo artesanal, sostenible y que respete a las personas implicadas en la fabricación dando un valor al trabajo manual, es también lo que la diseñadora Irene Peukes quiso plantear con su marca Pla (pla.org.es). Ofrece calzado compuesto por bras de yute realizados a mano por artesanas en Bangladesh. Este material además es de vital importancia para pequeños agricultores del país. Por otro lado, dispone de una colección de ropa tejida a mano en telares de una comunidad de mujeres en Guatemala. Este proyecto les facilita trabajar junto a sus hijos dentro de sus propias aldeas, de tal forma que pueden aportar ingresos a sus familias compaginando el trabajo con su vida como mujeres y madres.
Ayudar a mujeres desfavorecidas es también la misión de Banjul Sisters (banjulsisters.com) junto a la ONG Más+. Y lo hacen a través de acciones de formación, empoderamiento y recursos que les permitan desarrollarse, ganarse la vida con trabajos dignos e independizarse económicamente. El proyecto nació en Gambia, donde crearon un taller con costureras locales a las que formaron y dieron un trabajo que se materializó en productos que venden en nuestro país. Este mismo modelo lo han replicado en otros países como Ecuador, India o Afganistán, extendiendo su ayuda solidaria a numerosos puntos vulnerables alrededor del mundo. Además de darles herramientas para que se ganen la vida por sus propios medios, el 10% de los beneficios de la venta de estos productos retorna a diversos proyectos que la ONG tiene en esos países.

Modelo One for One Blake Mycoskie creó en 2006 las zapatillas TOM’s. En cuanto a diseño, era un modelo inspirado en las alpargatas tradicionales de Argentina con una puntera muy característica y estampados originales. Pero lo realmente importante llegaba con el modelo de negocio que planteaba. Durante un viaje por Sudamérica, el empresario vio la parte más necesitada del continente, niños que vivían en el umbral de la pobreza y que no tenían calzado en las condiciones más míseras. Decidió entonces crear la iniciativa “One for One”; por la que, por cada par de zapatillas vendidas, TOM’s le hace llegar otro par de zapatillas nuevas a un niño necesitado. Han repartido ya millones de pares en más de 70 países. En la última década además han donado agua potable, vendiendo su propia marca de café; o kits para que mujeres den a luz de forma segura, a través de la venta de bolsas.
Este mismo modelo es el que ha seguido Makai, una rama de moda social que a través del diseño y venta de prendas de vestir busca cambiar la vida de millones de niños que pasan hambre y no pueden ir al colegio. Por cada prenda vendida de su colección,

Ayudas directas

Otra forma en la que las marcas y empresas generan ese impacto positivo en el mundo es a través de do- naciones, campañas para recolectar fondos o venta de productos especiales. Fun & Basics además de aportar una donación directa de 3000 euros a la Fundación Pequeño Deseo, actúan como su canal de comunicación, promoviendo su labor a través del etiquetado de todos sus productos, su web y sus redes sociales. AmaloA colabora con la Fundación Aladina a través de una colección de pendientes para niñas diseñados por la influencer Marianela. El 10% total de las ventas va dirigido al apoyo integral de niños y adolescentes con cáncer. Kaotiko tiene a la venta su Tote Bag Powerful Women, diseñada por la artista Genie Espinosa, cuyos beneficios íntegros van destinados a la Fundación Ana Bella en soporte de las mujeres maltratadas. L’Oréal ha lanzado una colección de camisetas de edición limitada junto a los diseñadores españoles Teresa Helbig, Juan Vidal, Ángel Schlesser y Alvarno. Los beneficios se destinarán a la Fundación Manresa para la promoción de empleo para mujeres en situación de vulnerabilidad a través de la costura.
Causas con orgullo
The Trevor Project es la organización de intervención en crisis y prevención del suicidio para jóvenes LGT- BIQ más grande del mundo. El actor de Pose, Billy Porter y la marca de zapatos Jimmy Choo acaban de presentar una colaboración en forma de colección cápsula y para conmemorarla han donado 100 000 dólares a esta causa tan cercana al corazón del artista. Fossil se suma también a la iniciativa con otra donación de 25 000 euros y el lanzamiento de una colección pride en edición limitada. Levi’s también acaba de lanzar su propia colección pride All pronouns. All love, que tiene como objetivo fomentar la empatía y la inclusión;
y que está compuesta por varias prendas denim cuya venta irá destinada a OutRight Action International. Esto es solo una pequeña parte de las miles de
acciones sociales que marcas y empresas tienen en marcha en pos de una sociedad mejor. Una demostración de que es posible un consumo consciente y responsable; y que podemos ayudar a los demás con algo tan gratificante como ir de shopping.

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento